martes, 18 de marzo de 2014

Cuando Madrid quiso ser Manhattan



En 1947 Madrid era una ciudad que no lograba sacudirse de encima el polvo de la posguerra. La represión y el aislamiento político de aquella época no ayudaban a la ciudad y sus gentes a salir adelante pero, qué mejor que un símbolo para hacer creer, a nacionales y extranjeros, la ilusión de grandeza.

El empeño del dictador fue entonces construir el mayor edificio construido hasta entonces en la capital y así se puso en pie el Edificio España, con 25 plantas, 117 metros de altura -actualmente es el octavo edificio más alto en Madrid-, repleto de galerías enmarmoladas y dotado de nada menos que 29 ascensores, algo insólito en los años 50 españoles.

Durante décadas, este gigante de hormigón y hierro albergó tiendas y oficinas, un centro comercial, apartamentos y hasta un suntuoso hotel. Todo lo que la vida urbanita podía requerir.

En 2005 Santander Real Estate, la rama inmobiliaria del banco Santander, compró esta mole maltratada por los años por 138 millones de euros. Su intención era vaciar su interior, volver a reconstruirlo y, sin variar en lo esencial el uso que se le diera desde el principio, volver a dotar al edificio del brillo y modernidad con el que naciera.

Así es como el Edificio España, que tan en desuso había estado, volvió a llenarse de gente procedente de todas partes del mundo para vaciarle las tripas al monstruo. Y así es como el director de cine Víctor Moreno se acercó a este inmueble para capturar todo el proceso.

“Durante más de un año seguí el proceso de vaciado del edificio” explica el realizador. “Encontré una inmensa Torre de Babel. Trabajadores de diferentes nacionalidades que convivían con la memoria de un emblemático espacio, símbolo de prosperidad tras la guerra civil", concluye.

Pero el proyecto del edificio se topó con algo más grande que él: la tan mentada crisis económica. De modo que, una vez que sus paredes y estructuras fueron despojadas de cualquier resto visible de vida, el edificio fue abandonado por completo. Y más aún, el director de "Edificio España", así se llama el documental firmado por Víctor Moreno, se encontró con la prohibición del banco Santander, dueño del inmueble, de proyectar la cinta en cuestión, por si pudiera entorpecer sus intentos de venta. Y así ha sido durante más de un año, en el que la censura ha mantenido en el cajón este revelador documental.

Ahora la empresa de Botín no solo ha levantado su veto si no que ha recibido una suculenta oferta de Wang Jianling, el hombre más rico de China, que es capaz de poner 260 millones de euros sobre la mesa para quedarse con el emblema de Plaza de España.

Aún no sabemos si dicho trato se cerrará pero sí sabemos que por fin el documental "Edificio España" puede verse libremente en cines. Aquí te dejamos la cita:
"Edificio España" se proyectará en Cineteca (Plaza de Legazpi 8) los días 23, 24 y 26 de marzo y a partir del Viernes 28 de Marzo en el PEQUEÑO CINE ESTUDIO (C/Magallanes 1).