jueves, 5 de julio de 2018

Escápate a San Fermín


Cada año miles de personas de todo el mundo inundan Pamplona para celebrar la Fiesta con la "F" mayúscula. Este año la ciudad se tiñe de blanco y rojo del 6 al 14 de julio.
A pesar de ser una fiesta en honor a San Fermín, Pamplona combina lo religioso con lo profano convirtiéndose en la capital mundial de la alegría.
Mañana a las 12:00, la céntrica plaza Consistorial será testigo de uno de los momentos más esperados, osea el chupinazo que dará comienzo a nueve días de fervor en las calles de la capital navarra, la cual ofrece un sinfín de actividades con una variada oferta para todos. Para que disfrutes la fiesta al 100%, te ponemos aquí los momentos imprescindibles. 
Los Encierros: el primero de la fiesta será el 7 de julio a las 08:00. Consiste en correr delante de seis toros que todos los días a las 8:00 de la mañana son trasladados desde el corral de Santo Domingo hasta la Plaza de Toros, a través de un recorrido vallado guiados por pastores y cabestros. De esta forma, los toros transcurren por las calles del casco viejo de la ciudad.

Los Encierrillos: se realiza la noche anterior de cada encierro. Los pastores y los cabestros, trasladan desde los Corrales del Gas hasta los Corrales de Santo Domingo en absoluto silencio para no distraer a la manada. El traslado empieza con un toque de cuerno al anochecer sin un horario fijo. 
El acceso del público está limitado mediante pases diarios que el Ayuntamiento pone a disposición del público los días previos a San Fermín.

La Procesión: Todos salen del Ayuntamiento hacia la Catedral. Juntos se dirigen a la iglesia de San Lorenzo para recoger la talla de San Fermín y llevarla en procesión por las calles del centro durante una hora y media aproximadamente. 

Las Dianas: Cada mañana a las 6:45 todo el mundo madruga o se despierta con La Pamplonesa, la Banda Municipal de música que interpreta las Dianas por las calles del casco viejo de Pamplona. Las Dianas son cuatro partituras tocadas en orden aleatorio sin descanso. El recorrido empieza en la plaza del Ayuntamiento y poco a poco la gente se une a la banda para acompañarlos en el recorrido. 


El Estruendo: es una iniciativa popular que surgió en 1964 cuando un grupo de amigos salió por la noche sin otro objetivo que el de animar las calles haciendo ruido.

Pobre de Mí: pone punto final a los Sanfermines. Todo el mundo en frente del Ayuntamiento con el pañuelo y una vela encendida en la mano, canta la célebre “Pobre de mí, pobre de mí, que se han acabado las fiestas de San Fermín”.




Si quieres mas informaciones te aconsejamos echar un vistazo al programa y al sitio web oficial del evento.  


                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario