martes, 24 de diciembre de 2013

La Navidad en España

Desde el 24 de diciembre, que es la Nochebuena, todas las familias se reúnen alrededor de un árbol engalanado por luces maravillosas y el Belén que, con sus distintas figuritas, representa el nacimiento de Jesús y cenan juntos.



Son días en los cuales se vive una atmósfera mágica, se percibe el calor y el amor familiar y se comparten emociones; días de despreocupaciones en los cuales se puede disfrutar de un aire alegre y romántico.
En particular, el 24, después de la cena, se brinda con champán o cava y se comen dulces típicos de Navidad, acompañados de villancicos cantados por todos. A las 12 de la noche se celebra la “Misa del Gallo”, llamada así porque este fue el primer animal que vio el nacimiento de Jesús y lo anunció a todo el mundo. 

También el día de Navidad, el 25 de diciembre, se viste de cantos y felicidad que vienen del deseo de estar juntos. En algunas familias hay, además, la costumbre de esperar la llegada de Papa Noel de manera que al momento del despertar encuentren sus regalos bajo el árbol o junto a la chimenea.

En España hay otra fiesta que se celebra el 28 de diciembre y que tiene sus raíces en un evento sangriento, la matanza de niños que cumplió el rey Herodes en Judea; durante este día se gastan bromas a los amigos y a los familiares.

El periodo de Navidad nos lleva directamente al nuevo año, introducido por la Nochevieja, que es el 31 de diciembre, durante la cual la tradición es tomar a las 12 en punto, al son de las 12 campanadas, las 12 uvas de la suerte en la Puerta del Sol de Madrid.
Finalmente todos brindan con champán y se piden deseos, así como se felicita el año nuevo a todos los seres queridos. Esa noche es especial, una noche de diversión y fiesta para todas las edades.

Por último tenemos el 1 de Enero, que es un día de fiesta nacional; de hecho, todas las tiendas están cerradas y las calles desiertas porque todos los jóvenes duermen después de una noche de fiesta.

En suma, la Navidad es una ocasión para distribuir sonrisas a todo el mundo y para apreciar las cosas sencillas de la vida. Vivimos esta fiesta con la paz en el corazón y con la esperanza que también los más desafortunados puedan gozar de esta atmósfera agradable.