lunes, 20 de abril de 2015

Una de las leyendas que se esconden en Madrid...


En calle Arenal n.13 se encuentra una la “Iglesia de San Ginés”, dedicada al santo San Ginés de Arlés y construida en el siglo XII, el mismo período en el que el yerno de Alfonso VI, Raimundo de Begoña, conquistaba Madrid estableciendo su campamento en las proximidades del templo.

Esta Iglesia sufrió muchas trasformaciones por causa de derrumbamientos, incendios, saqueos y reformas pero además de esos hechos históricos demostrados hay algo más que se esconde entre las paredes de la Iglesia…

La leyenda habla de un saqueo en el 1353 y los ladrones, para que no quedara ningún testigo, degollaron la cabeza al Rey Pedro I El Cruel que se encontraba allí rezando.

Este hecho trastornó al vecindario pero el suceso más interesante fue cuando se supo de la sombra de un hombre sin cabeza que se movía por la iglesia. Esta sombra se apareció a alguien que podía escucharle contando quien fue a matarlo y no se alejó hasta que los ladrones no fueron prendidos y precipitados al barranco del arroyo del Arenal de San Ginés donde hallaron la muerte.

Otra curiosidad de esta iglesia es la presencia de un cocodrilo disecado de la época de los Reyes Católicos. Este cocodrilo lo llevó el explorador Montalbán que durante un viaje a América fue perseguido de un grupo de cocodrilos. Él y los otros caballeros se refugiaron en la isla de Portobello pero el caimán apareció de nuevo. Los exploradores empezaron a rezar a la Virgen de los Remedios hasta que la rama de un árbol cayó matando  al animal.

Montalbán como agradecimiento decidió llevarse el reptil y  ponerlo a los pies de la  Virgen que se encuentra en la Iglesia de San Ginés.

Un día este caimán desapareció y no se sabe nada de él.

Algunas hipótesis dicen que el antiguo párroco, cansado de los curiosos que visitaban la iglesia, decidió retirar el caimán. Otras dicen que el animal disecado se encuentra bajo el altar y algunas que el cura acabó tirándolo a la basura. 


Esta iglesia está al lado del academia Eureka así que cuando queráis podéis visitarla y descubrir sus misterios.